Si eres de las que para maquillarte recurres al sota, caballo y rey, este no es tu post. Si, por el contrario, te gusta estar al día de lo que se lleva para probar y experimentar las últimas tendencias… quédate. De las paletas de los mejores maquilladores del mundo, llegan hasta ti, directas de pasarela, las tendencias en maquillaje para la próxima temporada. Te adelantamos que hay un revival, toques preciosos y neón y una súper idea para perezosas o mujeres sin tiempo.

¿Lista para saber qué pedirás a nuestros maquilladores profesionales a domicilio? ¡Que comience el repaso!

Primera tendencia: Smoky eye metálico


FOTO vía: Roseandivyjournal

El ahumado de ojos es el rey de la fiesta. Sea la época del año que sea, siempre triunfa en el maquillaje de invitada a boda. En negro, grises, topos y marrones, es altamente favorecedor porque agranda el ojo y aporta un halo de misterio a la mirada.

En esta primavera el ahumado acoge ciertos toques de metal y brillo, como de minerales preciosos. Tal y como propone la maquilladora Diane Kendal para el desfile de Tom Ford, se trata de un look inspirado en los años 70.

Quienes fisgoneaban por el backstage dijeron que Tom Ford concibió este look como el más sensual de los últimos años. En él se mezclan los toques metálicos y el efecto glossy en marrones, con un ahumado que iba desde la pestaña hasta la ceja.

Aunque este look tan sofisticado solo puede dejarse en manos de profesionales del maquillaje, puedes tomarlo como ejemplo para saber dos cosas: que esta primavera/verano vuelve el marrón a los ahumados (lo hemos visto en Temperley London y Julien MacDonald también) y que nunca, nunca, nunca sobra un toque dorado.

En Temperley London hicieron también un ahumado con toques dorados, sumando otra tendencia de la que hablaremos luego: el rabillo. En esta ocasión, tamaño XXL y muy levantado, casi volando. En Julien Macdonald el smoky eye tenia un toque metálico, pero no dorado, sino azul cobalto.

Segunda tendencia: El mono-tono


FOTO vía: GlamSquad

Que no hay que confundir con aburrido, sino que se refiere a un solo tono. Elegir un color (rojo, rosa, melocotón, marrón, beige) y usarlo en toda la cara. Es decir, en labios, mejillas y ojos. Por ejemplo, en el desfile de Hellessy (que ilustra esta tendencia en la foto), se ve claramente cómo la maquilladora usa barra de labios en forma de blush.

En esta tendencia hay ciertas claves: la intensidad máxima va a los labios y los ojos solo llevan un ligero sombreado, nada demasiado marcado ni estructurado.

Así, además del desfile de Hellesy, podemos tomar como ejemplo de esta tendencia los desfiles de Noon by Noor, por ejemplo, que lo da todo en la gama de los tierras. Igual en Michael Kors, donde el famoso maquillador Dick Page usó el crema rosado en toda la cara y también los desfiles de Moschino y Max Mara, mismo concepto pero todo en marrones: sombra, contorneado y labios. En el desfile de Genny, ojos, boca y mejilla se colorean en rosa y, por último, Antonio Marras lo hizo igual pero en tonos melocotón (sin colorete), solo ojos y labios.

Tercera tendencia: Neón en la mirada


FOTO vía: Allure

Estábamos esperando desde hace tiempo la vuelta del color puro al maquillaje. Tras temporadas asentadas en los nudes, viene bien que regresen los tonos más encendidos, solo como un juego, para las fiestas bajo el sol y bajo la luna.

En los desfiles internacionales hemos visto toques neón, sombras en bloque, colores del parchís, lima, magenta, azul cobalto… Sin ir más lejos, la foto que ilustra esta tendencia pertenece al desfile de Rodarte, donde además de coronas maravillosas hechas de flores naturales, las modelos destellearon color en su maquillaje de ojos: sombra, liner y máscara.

En Rodarte, un sombreado descuidado en fucsia, amarillo y azul parchís creado por el maquillador James Kaliardos para Marc, demostró que son tonos que sientan bien a todas. Lo más importante de este look es que el color se ponga en el párpado móvil como un brochazo rápido, no demasiado estudiado y, por supuesto, cero difuminado.

Otros ejemplos de color puro en los ojos son la máscara rosa chicle en Ulla Johnson, medio rabillo en neones para The Blonds, eyeliner amarillo ácido como en Christian Siriano o un grueso trazo de rabillo en azul cobalto como en Gabriela Hearst. En Cividini, sombreado en verde fosforito y en Byblos, sombras en bloque de los colores de las témperas.

Cuarta tendencia: La vuelta del rabillo


FOTO vía: Harper’s Bazaar

Tan sencillo y tan complicado. Desde los tiempos de mi bisabuela va y viene la moda del rabillo. Todos sabemos cuánto favorece, ya que alarga la línea de las pestañas y da una falsa sensación de pestañas rizadas. Normalmente se hace en negro con eyeliner de rotuladores y últimamente las marcas hasta han sacado plantillas para que te salgan perfectos.

En negro y con un toque original, lo hemos visto en Brandon Maxwell, asociado a un poco de sombra rosa. También en Marco de Vicenzo (foto que ilustra esta tendencia), muy largo y recto. En marrón lo han lucido en la propuesta del desfile de Temperley London.

¿Quieres estos maquillajes en una versión adaptada a ti? Clic aquí.