Guía de estilo para peinarse y maquillarse adhoc

Sombreros y mantillas son complementos que apetecen mucho pero no siempre se saben llevar. Desde este post, intentaremos ayudarte a decidir. Después serán nuestros profesionales de la peluquería y el maquillaje a domicilio quienes ejecuten la obra. De momento, lee:

Cuando la boda tiene cierta etiqueta, y siempre que el novio llevé chaqué o traje de gala, la mantilla es un complemento estrella para la madrina de boda. Normalmente se usa en ceremonias religiosas, no en las civiles. Bien llevada, la mantilla es un complemento que puede ser altamente favorecedor. Estiliza, aporta un aire distinguido y da su cuota de protagonismo a la madrina.


Ejemplos de mantillas que bordan el protocolo y las normas de estilo – FOTOS: Pinterest

Las claves para acertar con la mantilla en una boda

Dice la tradición que solo las solteras llevan mantillas blancas o en color crudo o marfil, aunque últimamente las vemos de tonos muy claros en estilismos de madrinas de boda.

También pueden ser negras o de cualquier color entonado con el vestido.

Aunque la boda sea diurna, ya se sabe que las madrinas pueden llevar traje largo de día y de noche. Ahora bien, salvo ceremonias muy protocolarias, lo más usual es parear una mantilla con un traje corto, por la rodilla, con los hombros y brazos cubiertos.

Colocar la mantilla no es una tarea fácil; lo ideal es confiar esta misión a un experto. Consulta a nuestros peluqueros profesionales a domicilio para que te asesoren. Y si puedes contratar una prueba de peinado con la mantilla, mejor.

En términos generales, se entiende que la mantilla debe quedar, por delante, a la altura de las manos. Se pone siempre por encima de una peina (mejor si es de carey) y por detrás debe sujetarse con un broche.

La forma de caer la mantilla por detrás es, primero, a la altura de las caderas y, segundo, formando un suave pico o curva. Eso depende de la forma de la mantilla (existen rectangulares, cuadradas y triangulares).

El tamaño de la peina se elige menor o mayor, con la idea de que la madrina no supere a los novios ni al padrino en altura.

La madrina puede quitarse la mantilla al mismo tiempo que la novia se quite el velo, es decir, al comenzar el banquete.

Al elegir el resto del look, la mantilla manda. A saber: el vestido será de una pieza, liso y sencillo, en tono claro y sin tejidos brillantes, con escote tipo barco o pico y manga tres cuartos.

Si quieres llevar guantes, recuerda que cuanto más corta sea la manga, más largo deberá ser el guante. El bolso debe ser pequeño y discreto.

Para llevar mantilla es clave acertar con el peinado. Lo mejor, si se tiene pelo largo, es un moño o recogido sencillo a altura media-baja para que pueda sujetar fácilmente la peina y ajustarse con el broche.

Es importante que por delante no sea un peinado tirante porque con el dibujo que hace la peineta sobre la frente no queda bien.

A vueltas con la pamela

¿Estás invitada a una boda y quieres llevar sombrero? Estás de enhorabuena. Los que trabajamos en peluquería para bodas sabemos que llevar la cabeza tocada está más de moda que nunca. Nuestros peluqueros y maquilladores a domicilio saben crear un conjunto perfecto de sombrero, peinado para boda y maquillaje. Confía en ellos y ¡ponte guapa!

Si vas a llevar pamela, recuerda que solo se llevan de día, siempre y cuando no llueva y, por supuesto, con vestidos cortos o midi.

Es muy tentador llevar un pamelón gigante, pero debes procurar que no sobrepase el ancho de tus hombros. Si eres bajita, quizá te favorezca más uno tipo chistera o un canotier alto.

Cómo peinarse cuando llevas sombrero

La pamela debe ser cómoda y no moverse de su sitio en ningún momento, de ahí que sea crucial elegir un buen peinado donde poder fijarla y que, cuando se retire, el peinado siga intacto (se pueden quitar después de abrir los novios el baile).

Si quieres llevar el pelo suelto, da igual liso u ondulado, déjalo caer de forma no demasiado rígida hacia uno de los lados. Si la pamela va colocada ligeramente oblicua al rostro, que la melena caiga a ese mismo lado.

Si tu pelo es muy rizado, esta opción quizá no sea la mejor. Si te gusta la pamela, llévala con el pelo recogido. Si quieres llevarlo suelto, decántate por un tocado.

Cuando lleves pamela, lo primero en que te tienes que fijar es en si va calada sobre la frente o en lo alto de la cabeza, dejando la nuca muy al aire, sea ladeada o recta. En el caso de ir calada, es perfecto cualquier recogido que caiga hacia abajo: coleta o trenza baja y moño estilo chignon, con mayor o menor volumen, según el gusto de cada una.

Los moños altos o estilo bailarina quedan mejor con sombreros tipo tocado, que quedan sobre la frente y no hace falta calarlos.

En el caso de una pamela muy grande, que quede alta de base, lo ideal es un moño bajo con cabos haciendo dibujo, pueden ser trenzados, tipo donut o retorcido. Y siempre el rostro despejado.

Las melenas onduladas sueltas, sean largas o medias, se reservan para sombreros que se colocan como tocados. Con pamelas muy estructuradas es mejor recoger el cabello. En trenza o coleta, más o menos deshecha en función del total look.

Los sombreros tipo chistera se deben aliar a moños bajos, donde quede el volumen justo debajo del ala.

Dicho todo esto, tranquila, tu estilista a domicilio, con la idea de vestido y el sombrero en la mano, ideará el peinado y maquillaje que más te favorezca para que el resultado final sea top.

Ahora, toma inspiración de los diez sombreros, tocados y pamelas para invitada a boda que hemos seleccionado para ti:


FOTO: Cherubina

FOTO: Nana Golmar

FOTO: Mi Toque

FOTO: Malonsilla

FOTO: Cherubina

FOTO: Mi Toque

FOTO: Nana Golmar

FOTO: Mi Toque

FOTO: Mimoki

FOTO: Mimoki

Reservar servicio de peluquería a domicilio