Descubre qué trucos hacen resaltar ese tono tan especial.

No es que los ojos verdes tengan que tener un maquillaje especial. Pero para sacar el máximo atractivo a la mirada, incluso cuando los ojos no son totalmente verdes pero se quieren potenciar los matices verdosos, se puede recurrir a una paleta de tonos de sombra adecuada.

Nuestros maquilladores a domicilio lo resumen en tres opciones:

  • Jugar al contraste de tonos, eligiendo los que tradicionalmente son opuestos al verde para que el tono verde se dispare
  • Atacar los tonos humo y marrones, que sientan bien a todas y a los ojos verdes les aportan un halo de misterio
  • Usar tonos complementarios que les suban la luminosidad

Como en cualquier maquillaje, da igual el tono que tengan los ojos, es importante preparar el lienzo. Minimizar con correctores la presencia de zonas oscuras, como las ojeras y el extremo exterior de la cuenca del ojo, así como las rojeces (sobre todo, en el párpado móvil).

Además, sean del tono que sean tus ojos, no olvides potenciar pestañas y cejas. Si el sombreado va a ser sofisticado, con máscara negra y un lápiz perfilador y rellenador y, si el maquillaje va a ser sutil y natural, con máscara marrón y un gel transparente para peinar las cejas.

Si tienes los ojos verdes y quieres invertir en una paleta de maquillaje, fíjate que tenga, al menos, los siguientes tonos de sombra: un cobre, un violeta, un verde oscuro, un rojizo tipo caldero, un nude bronceado y un negro.

Sombreado ideal para maquillar los ojos verdes

Un tono fácil que se mimetiza a la perfección con los ojos verdes es el nude bronceado con un punto de brillo. Se puede aplicar en crema con el dedo o con el pincel, sobre el párpado móvil, bien saturado. Sumándolo a un trazo de eyeliner negro, ya estaría.

Marrones, malvas y rojizos también sientan bien a los ojos verdes porque en la rueda de colorimetría son opuestos y eso hace que destaquen más.

Cuando uses tono rojizos, asegúrate de separar el iris de la sombra con una línea de eyeliner negra y bien de máscara de pestañas. De otra forma, te arriesgas a que el ojo parezca enrojecido o enfermo.

Los ojos verdes azulados se ven más potentes cuando se enfrentan a sombras en tonos rojos ligeramente anaranjados o melocotón. Por su parte, los verdes que son amarronados, mejor con tonos morados o berenjena.

Si quieres usar el verde para los ojos verdes, asegúrate que se trata de un tono en la misma gama (más azulada o más amarronada o más amarillenta) pero mucho más oscura. En este caso, también nos referimos al lápiz y eyeliner de color.

Por otro lado, para las poco atrevidas, nunca fallan el marrón en todas sus vertientes y, por supuesto, el ahumado en negro, en teja y en gris.

Eso es porque los tonos oscuros siempre hacen que el iris se perciba más claro, lo que consigue una mirada como de agua, muy muy seductora y fotogénica.

Para fiesta, la combinación de negro y violeta es un triunfo para los ojos verdes. Por un lado, le da fuerza y definición y, por otro, hace resaltar el verde.

Para terminar, nunca, nunca, nunca uses para maquillar los ojos verdes un tono azul bebé. Le resta fuerza al verde.

¿Quieres un maquillaje profesional para ojos verdes a domicilio? Clic aquí.